Estamos viviendo una era histórica. Las grandes amenazas que llevan décadas llegando a través de la ciencia, se empiezan a materializar. Esta pandemia global, ha supuesto un órdago sobre la mesa al paralizar la economía mundial y modificar de manera drástica el valor de los bienes y servicios. Tenemos como sociedad un enorme reto ante nosotros, para lograr que las próximas generaciones puedan disfrutar de un mundo donde puedan desarrollar una vida plena, feliz y en armonía con el planeta.

En ese sentido, podemos construir y desarrollar iniciativas de abajo a arriba (Bottom-up) pero si no vienen apoyadas de un marco legal y financiero que contribuya a la implementación efectiva de iniciativas (Top-down), es probable que se pierdan como puntos aislados en el mar de la incertidumbre en el que nos movemos.

Esto está ocurriendo ya, algo se está moviendo desde finales del año 2019 y se acentúa con la crisis del coronavirus en Europa. Mientras Estados Unidos y China lideran la economía mundial, la Unión Europea apostará por mejorar su competitividad en el mercado global a través de la evolución a una economía verde, digital y resiliente ante los cambios que se avecinan en los próximos años.

El Pacto Verde Europeo se erige como un soplo de aire fresco ya previsto antes del coronavirus “COM(2019) 640” en el cual, los 27 se alían para lograr objetivos como la neutralidad climática, la protección del capital natural, fortalecimiento de la soberanía alimentaria, cero emisiones contaminantes, o la transición a una economía circular, y todo esto mediante una acción justa e integradora, sin dejar a nadie atrás.

Todas las acciones, estrategias, planes y directivas que surjan de este pacto derivarán en políticas nacionales y regionales que regirán nuestra economía y los negocios en los próximos años. Hasta ahora se han desarrollado: 1) un “Plan de Inversiones para el Pacto Verde Europeo y del Mecanismo de Transición Justa”; 2) una “Propuesta de Ley sobre el Clima Europea” para lograr la neutralidad climática al 2050, basándose en un “Nuevo Pacto Europeo Climático”, instando a todo tipo de organizaciones y personas, unirse al reto de mitigación y adaptación ante el cambio climático; 3) una nueva “Estrategia Industrial Europea”; 4) una “Propuesta de un Plan de Acción para la Economía Circular”; 5) la presentación de la Estrategia "de la granja a la mesa" para aumentar la sostenibilidad de los sistemas alimentarios; y 6) la Presentación de la “Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030”, destinada a proteger los frágiles recursos naturales de nuestro planeta. Otras iniciativas están programadas en los sectores de la construcción, el transporte, contaminantes, y por supuesto, la prevista Nueva Estrategia Forestal de la UE.

Según el Dr. Manuel Muñiz, Secretario de Estado de España Global, la crisis del coronavirus es una oportunidad para dar un rumbo diferente a la economía y hacerla más verde, digital y resiliente ante los próximos avatares que probablemente sacudirán nuestras vidas (pueden venir nuevas pandemias, desastres naturales, crisis migratorias o alimentarias, etc.). Es por esto que en Mayo de 2020, la Comisión Europea acaba de lanzar su propuesta para un presupuesto a largo plazo 2021-2027, la cual mitiga las posibles dudas que muchas personas empezaban a tener sobre si la UE sería capaz de liderar el cambio que ella misma estaba proponiendo.

Los 3 pilares del presupuesto de la UE que impulsa la recuperación

Una vez llegados a este punto, cabe preguntarse si los sectores empresariales y la sociedad civil podrán adaptar sus realidades a la “nueva normalidad”. En ese sentido, desde UDOE llevamos a cabo proyectos que intentan adelantarse a los tiempos que vienen. Entre ellos, el Biodiversity premises (LIFE BooGI-BOP), impulsa el diseño orientado a la mejora de la biodiversidad en entornos empresariales e industriales y el Urban Forest Innovation Lab (UFIL), busca impulsar las oportunidades de emprendimientos verdes y el desarrollo local de Cuenca desde una perspectiva rural-urbana. La UDOE, además, es la matriz de la iniciativa TreeNNOVA, un centro de innovación y emprendimiento sostenible para empresas vinculadas al sector forestal, para ayudar y como base en la formación, acompañamiento, aceleración, open innovation y Think Tank.

Además de estos y otros proyectos, la UDOE realiza actividades de 1) Formación y Docencia; 2) Investigación y Publicaciones; 3) Ciclos de Conferencias y 4) Huella de Carbono, todas ellas enfocadas a este nuevo marco normativo que se está abriendo ante nosotros. Sin embargo, aunque desde la UDOE vislumbramos todas estas noticias con ilusión, también lo hacemos con la cautela que supone saber que la implementación efectiva de lo propuesto no será sencilla, y que siempre hay y habrá diferentes puntos de vista y fuerzas tirantes desde distintos lobbies. Es por ello que, con humildad y determinación, nuestro trabajo se centra y centrará en hacerlo junto con los emprendedores y todas las personas que nos acompañáis, co-creando y no creando. Es el camino.

Y a vosotros, ¿qué os inspiran todas estas novedades normativas? ¿pensáis que, por fin, se transformará la economía? ¿se centrará más en las personas y el planeta?

ACERCA DEL AUTOR

Daniel Toro González

Movido por la preservación de ese pequeño punto azul pálido, trabajo con pasión en la formulación y gestión de proyectos con ese fin.